Retroceder Home Correo Search Avanzar
     Palimpsesto 
 
 Relatos
 
 Reflejos
 
 Contrainformación
 
 Editorial
 
 Perfil
 
 Correo
Buscar

Editorial [an error occurred while processing this directive] Julio 16, 2012


América Latina retiene su aliento: Perú
Romualdo Retamal Maureira

Enviar por Correo-E
 Versión Impresora 

 Se está ejecutando fraude en segunda vuelta de elecciones presidenciales en Perú

mayo 5, 2011

por Carlos A Quiroz: Profesor, escritor y analista político peruano

(Especial autorización para Palimpsesto)

 

 Vienen días muy difíciles para Perú, las elecciones presidenciales más trascendentales de nuestra historia han sido comprometidas por la corrupción generalizada.  

Los grupos de poder que hoy controlan la política, economía y cultura de Perú, están haciendo todo lo posible para aferrarse al poder político y continuar el actual modelo de explotación y saqueo neoliberal. Como resultado de un posible fraude electoral, existe la posibilidad que explote un conflicto social en Perú.

La lucha por el Ejecutivo en Perú es intensa. Los corruptos grupos que se han unido detrás de la candidatura de la corrupta candidata Keiko Fujimori, porque saben que ella no tiene opciones de ganar las elecciones a menos que sea por medio del fraude.

El objetivo es robarle el triunfo al líder de oposición Ollanta Humala, a como dé lugar. Igual como lo hicieron en 2006. Este fraude electoral ya está siendo ejecutado en nuestras narices.

Las actuales elecciones presidenciales ya han sido comprometidas.

La democracia en Perú está secuestrada por la corrupción de grupos de poder, por verdaderas mafias de sicarios, asesinos, narcotraficantes e infiltrados de países imperialistas. Estos grupos controlan los medios de comunicación peruanos casi completamente. La mayoría de estos medios peruanos están en Lima.

Se ha tomado control casi total de los medios de comunicación y de otros agentes de influencia en la opinión, como las encuestadoras. En realidad, estas siempre tuvieron estuvieron bajo control, pero ahora es descaradamente obvio.

Con excepción del diario La Primera, de una parte del diario La República, de las redes sociales de internet y algunas radios, casi todos los medios de prensa están realizando una guerra sucia de difamación en contra de Ollanta Humala. Mientras hacen propaganda a favor de Keiko Fujimori. Todos los canales de TV lo hacen, la gran mayoría de radios también.

Mientras tanto una media docena de periodistas en Lima, Amazonas y Arequipa, ha sido despedidos por no apoyar el fujimorismo.

En cualquier país del mundo, este tipo de manipulación mediática es considerada una señal de fraude. El proceso electoral ya ha sido corrompido y está en peligro. Pero no en Perú. Al contrario, se acusa a Ollanta Humala de ser un peligro para la prensa.

Mientras tanto, el auto-nombrado defensor de la libertad de prensa el Instituto de Prensa y Sociedad (IPYS) mantiene un silencio completo sobre esta manipulación, muy sospechosamente. El IPYS es financiado desde EE.UU.

La corrupción en Perú en asuntos electorales llega al nivel de descaro. Por ejemplo, se han organizado en Lima campañas dirigidas por familias adineradas para comprar la voluntad electoral de los pobres: con donaciones de víveres, ropa y dinero. He hecho la denuncia en este blog, pero ningún medio de comunicación de Perú ha investigado la denuncia.

Actualización: el diario hispano El Mundo ha publicado la denuncia de compra de votos. Mientras que el diario fujimorista El Comercio publica un video donde Keiko Fujimori dice que eran regalos por el Día de la Madre. Descaro.

Las encuestadoras y las campañas mediáticas

Desde mediados de 2010, el Departamento de Estado de EE.UU. (algo así como el ministerio del expansionismo estadounidense), ya había “advertido” que Ollanta Humala es el favorito para ganar las elecciones peruanas de 2011.

¿Cómo lo sabia el Department of State? Porque sus informantes en Perú hacen mejores estudios de opinión que Ipsos -Apoyo, Datum, CPI, Imasen que son encuestadoras a sueldo. Es obvio que EE.UU. no quiere que exista un gobierno peruano que defienda los intereses de los peruanos. Washington, DC, tiene muy buenas conexiones en Lima.

Esto explica que en la primera vuelta, las encuestadoras de Lima intentaron disminuir la popularidad de Ollanta Humala, presentándolo como una fuerza menor a pesar que es el principal líder de oposición peruana desde hace 6 años. De hecho, Ollanta es un líder muy popular en Perú desde su sublevación contra Fujimori y Montesinos, realizada en el cuartel militar de Locumba en octubre de 2,000. Por eso el presidente Toledo le nombró agregado militar en Corea del Sur, para alejarlo del país.

Hasta dos meses antes de las elecciones de abril de 2011, las ‘encuestadoras’ de Lima ubicaban al nacionalista de izquierda Ollanta Humala, en el quinto lugar de las preferencias electorales. Decían que Ollanta Humala no tenía opciones de pasar a la segunda vuelta. “Su popularidad ya se esfumó” decían los falsos especialistas, en los también controlados medios de comunicación de Lima.

Un 64% de lectores del diario limeño La República, opinaron que con sus encuestas manipuladas, Ipsos-Apoyo intentó favorecer a Alejandro Toledo

Recordemos que casi todas las encuestadoras peruanas se ubican en Lima, son empresas de oligarcas derechistas, y son verdaderos agentes políticos. Casi todas apoyaron la dictadura de Alberto Fujimori (con excepción de la Universidad Católica). Ver:

 La encuestadora Ipsos-Apoyo es propiedad del banquero y empresario Felipe Ortiz de Zevallos, amigo de Alan García y ex embajador peruano en Washington, DC,  durante la firma del TLC con EE.UU.. FOZ ha sido un colaborador de la dictadura de Alberto Fujimori. Leer detalles de las conexiones de Ortiz de Zevallos con los grupos de poder en Lima, en un estupendo reporte de Iván Oré.

Resulta que este fin de semana pasado, las encuestadoras de Lima, Ipsos-Apoyo, y CPI han hecho anunciado un empate técnico entre Ollanta Humala y Keiko Fujimori. Esto es poco probable considerando el creciente rechazo al fujimorismo-montesinismo en el país.

La encuesta que publicó ayer Ipsos-Apoyo, tiene todos los visos de ser manipulada. La encuesta dice que Keiko Fujimori está empate ahora con Ollanta Humala, pero no se han incluido a 7 regiones [Actualización: Apoyo niega que se hayan dejado de lado estas 7 regiones, mi fuente dice que confirmará esta denuncia] donde Humala ganó abrumadoramente. Tienen el descaro de admitir en el diario derechista El Comercio, que esta encuesta fue pagada por la corporación financiera Morgan Stanley, de Wall Street.

Es bastante probable que las encuestadoras peruanas manipulan sus cifras. De esta forma otorgando legalidad a escenarios de fraude antes de que ocurran los mismos: disminuyen las preferencias de los favoritos, creando un escenario de empate virtual entre los candidatos.

Esto ya ocurrió en 2006, cuando Alan García robó la presidencia con el apoyo de EE.UU., Chile y los medios de comunicación peruanos. Los personeros de su partido APRA y los fujimoristas manipularon los resultados en las mesas de votación. Igualemente en 2010, las encuestadoras casi le roban el triunfo a la actual alcaldesa limeña Susana Villarán en noviembre de 2010. La presentaron como una candidata débil como si no tuviera opciones de ganar, inflando las cifras a favor de la derechista Lourdes Flores. Ubicaron a ambas casi empates, pero la lucha de los personeros de Fuerza Social evitó el fraude.

Es la misma táctica que se usará en el 5 de junio: hacer creer que Keiko Fujimori tiene opciones de ganar, cuando no las tiene. Explico por qué al final de este artículo.

Medios de comunicación y guerra sucia

La distorsión de la realidad política en Perú continuará en los días que vienen. La guerra sucia aumentará.

Los medios de comunicación en Perú son mayormente propiedades privadas en manos de dos o tres grupos empresariales y de sus familias. Estos propietarios son todos conservadores derechistas y apoyan la continuación del actual modelo neoliberal. Gio Infante explica:

Los medios de comunicación en el Perú (como en casi todas partes) son controlados por una élite privilegiada que, evidentemente, los usa para amplificar sus perspectivas del mundo y defender sus intereses. Los medios son, en suma, un oligopolio.

La Empresa Editora El Comercio de la familia Miró Quesada comanda 5 diarios: El Comercio, Perú.21, Gestión, Depor y Trome. El Comercio es parte de Plural TV, corporación mediática conformada también por Canal N, América TV y el Grupo La República. Y el Grupo La República es propietario de 3 diarios: La República, El Popular y Líbero.

La rimbombante Empresa Periodística Nacional (EPENSA) es dueña de Correo, Ojo, Ajá y El Bocón. Pero no se trata solo de periódicos y televisión: el Grupo RPP es dueño RPP Noticias, Capital 96.7 y 5 radios musicales que utilizan los servicios informativos de la primera.

Desde que Ollanta Humala lanzó su candidatura en 2005, los medios de comunicación se han empeñado en desprestigiarlo, pero fracasaron. Ollanta Humala es hoy el líder político más popular en Perú.

Actualmente los ataques se van contra el plan de gobierno de Gana Perú. En los medios se difama y miente abiertamente sobre este plan, intentan crear pánico sobre temas delicados. Dicen que Humala quiere imponer una dictadura, la estatización de universidades privadas y de las aseguradoras AFP, el asesinato de homosexuales y otras mentiras que lindan con lo ridículo.

Por ejemplo, el Grupo El Comercio ha contratado al periodista derechista Jaime Bayly, quien recibirá $800 mil dólares por difamar a Humala en su programa dominical. La idea es asustar para que el electorado se resigne a votar por Keiko Fujimori, tanto en Lima como otros centros urbanos peruanos donde Bayly atrae audiencias más por entretenimiento, aunque este ya no tenga tanta credibilidad.

En conclusión: los medios de comunicación están manipulados y corrompidos por grupos de poder. La labor de esos medios en Perú no es informar, sino distraer a la población de su situación de abuso y opresión, convencerlos que sigan apoyando a un sistema que está en contra de sus intereses.

Pero eso no es todo. Para distraer a los electores, los medios de Lima producen contenidos mediáticos sexistas, violentos, machistas, racistas y homofóbicos, al estilo de Laura Bozzo y Carlos Álvarez. Esto es lo que llamo la cultura de la corrupción: promover egoísmo, indiferencia, negatividad y destrucción de la auto-estima de los peruanos. Promueve el individualismo y la negación de la realidad.

Por eso es que muchos peruanos, sobretodo limeños y chalacos, no se dan cuenta que están siendo robados de oportunidades de una vida mejor. Este es un reporte de la cadena internacional Al-Jazeera sobre la crisis de agua en Lima. Si este es el progreso del “milagro peruano” en la ciudad capital, imaginen el resto de Perú (!).

 La confusión del electorado limeño es tal, que la mayoría de votos que hicieron que Keiko Fujimori pase a segunda vuelta son de peruanos pobres de Lima, Callao y de ciudades de la costa norte. Estas tres regiones juntas reúnen casi la mitad del electoral nacional. Son poblaciones que a pesar de que el gobierno dice que han crecido económicamente, siguen siendo comunidades oprimidas por la pobreza y violencia organizada.

Es decir, ellos votaron por el mismo sistema neoliberal que los oprime, y que la hija del dictador defiende y promete continuar.

Primera vuelta

La debilitada derecha de Lima, después de la derrota de 2010 en Lima -su bastión principal-  apenas logró ganar en Lima y Callao en la primera vuelta del pasado 10 de abril. Ellos sabían que Ollanta Humala era el favorito en las presidenciales.

Por eso esta corrupta derecha limeña quiso darse un lavado de imagen, pretender que tienen vigencia y que son fuertes. Por eso lanzaron cuatro candidatos neoliberales: Kuczynski, Toledo, Castañeda y Fujimori, todos ellos derechistas neoliberales. Creaban la idea que la mayoría de peruanos queremos la continuación del modelo neoliberal impuesto por EE.UU., mientras restaban interes y cobertura al único candidato anti-sistema Ollanta Humala.

La primera vuelta electoral entonces, ha sido un proceso de distracción para un adormecido electorado de Lima, tan desinformado sobre la política nacional gracias a los manipulados medios de comunicación.

A dos o tres semanas antes de las elecciones del 10 de abril, las ‘encuestadoras’ se vieron obligadas a mostrar cifras más reales pues ya era imposible ocultar la inevitable victoria de Ollanta Humala. “Sorpresiva subida” decían.

El resultado: el 10 de abril Ollanta Humala ganó en 16 de las 25 regiones peruanas. Humala quedó segundo en 7 regiones con una diferencia de menos de 2% con respecto a Keiko Fujimori. Y quedó tercero en Lima y Callao, las regiones donde casi todas las encuestas de opinión se realizan.

Keiko Fujimori logró pasar a la segunda vuelta gracias al apoyo del sector aprista de Alan García que tiene un pacto electoral con el fujimorismo desde 1990, y que sigue vigente.  Nuevamente una gran parte de Lima con su tercera parte de los votos nacionales, votó diferente al resto del país.

Fraude

Hacer un fraude en Perú no es difícil.

Se empieza antes de las elecciones: con la desinformación de los electores, la manipulación de encuestas, la guerra sucia en los medios, las campañas difamatorias en todos los sectores y la compra de votos. Ocurre durante las elecciones: con la manipulación de resultados en las mesas electorales, y luego de las elecciones: con el fujimorismo y aprismo en control de los organismos electorales.

Un fraude electoral es posible. Lo dijo Alan García en 2009 durante una conferencia internacional de banqueros “el presidente [peruano] puede decidir quién no será electo”:

 Los motivos para un fraude electoral están ahí:

Los grupos empresariales mineros y de hidrocarburos no quieren perder ganancias ni pagar más impuestos, las familias oligarcas Brescia, Romero, Benavides y otras no quieren perder sus privilegios, ni que el Estado peruano tenga control de las industrias estratégicas. Los empresarios privados quieren seguir saqueando el país y explotando a los trabajadores peruanos. Los narcotraficantes y mafiosos quieren seguir dominando la seguridad nacional. Los países imperialistas como EE.UU. quieren tener a Perú en su región de dominio internacional.

Y por supuesto, las mafias políticas peruanas quieren seguir haciéndose ricos mientras mantienen en la pobreza a la mayoría de peruanos.

Por ejemplo, la mafia fujimorista-montesinista está dispuesta a recuperar-continuar en el poder Ejecutivo con la intención de absolver a los criminales Alberto Fujimori, Vladimiro Montesinos y el resto de condenados por corrupción y asesinatos de peruanos inocentes. Ellos son los que intentan ejecutar el fraude electoral en las mesas de votación.

En esto los fujimoristas tienen un aliado: el partido de Alan García (APRA) cuenta con la ventaja de tener un sistema de organización que cubre casi todo Perú. Los apristas -aunque muchos decepcionados por la traición Alanista- usualmente actúan bajo consigna partidaria, reciben y ejecutan órdenes de sus dirigentes. Ellos precisamente tienen experiencia en manipulación de votos en las mesas.

Por eso el pasado 10 de abril, Keiko Fujimori ganó en las 5 regiones apristas del “sólido Norte” -repito, con menos de 2% de diferencia- en Tumbes, Piura, Lambayeque, Cajamarca y La Libertad. Ha sido un trabajo de fraude, muy posible.

Están los miembros de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) que organiza y ejecuta el proceso electoral. La ONPE está dirigida por Magdalena Chu, ex funcionaria del fujimorismo. Están los jueces del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) organismo que decide las impugnaciones, y oficializa los resultados oficiales. La mayoría de los jueces del JNE son apristas y fujimoristas.

Estos tienen un poder de manipular los resultados electorales, sin duda.

Lo que está en juego

Las elecciones del 5 de junio son las más importantes de nuestra historia republicana. Por primera vez, los peruanos y peruanas estamos a punto de comenzar el proceso de la verdadera independencia nacional.

En unas semanas podríamos derrotar a las mafias que han hecho de Perú su hacienda colonial desde hace 5 siglos, de los poderes extranjeros que controlan nuestros recursos naturales, de esas elites marionetas asentadas en Lima, de todos aquellos que hacen de Perú un país caótico, corrupto, el primer productor de cocaína y de dólares falsos en el mundo.

Como es de esperarse,  este proceso de cambio no será fácil.

Las grupos de poder en Perú ya se han organizado detrás de la candidatura de Keiko Fujimori, la verdadera patrocinada de Alan García. Ellos sabían, al igual que el protector gobierno de EE.UU., que Ollanta Humala sigue teniendo en la segunda vuelta, todas las posibilidades ser el próximo presidente de Perú.

A pesar de las campañas de miedo y difamación, y de las dudas que todavía existen para muchos, Ollanta Humala es de lejos el favorito a ganar las elecciones del 5 de junio. Humala representa la opción de cambio, es el líder nuevo que nunca ha gobernado, tiene una propuesta diversa y de concertación, ha recibido el apoyo de varios líderes y de grupos organizados del país, tiene una amplia plataforma de apoyo a nivel nacional.

Ollanta Humala representa el cambio radical que el pueblo de Perú obviamente necesita y demanda.

En cambio, para muchos peruanos es inconcebible la idea que una mujer tan corrupta como Keiko Fujimori, sea electa presidenta de Perú. La mayoría de peruanos sabemos bien que la mafia fujimorista-montesinista es el “mal peor” en estas elecciones. La dictadura de Fujimori ha sido el gobierno más corrupto de la historia de Perú, y uno de los más asesinos. Esto lo sabemos los peruanos, sobre todo aquellos que perdimos familiares en esos años de impunidad.

Tenemos que recordar, el fujimorismo-montesinismo no ha cambiado. El partido Fuerza 2011 está dirigido desde la prisión dorada de Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos. Todos sus miembros, congresistas electos, equipo de gobierno y de campaña, son personas que formaron parte de la dictadura más nefasta de la historia peruana.

Al final de la tormenta

Por todas las razones expuestas, estoy convencido que el clima político se va a poner muy difícil en Perú en las semanas que vienen.

La guerra sucia aumentará, la mafia Fujimori-Montesinos junto a Alan García y la oligarquía de Lima (con apoyo de EEUU y Europa) van a usar todos sus recursos contra Ollanta Humala. La mayoría de los medios y encuestadoras ya están manipulando datos con ese propósito.

Como resultado, es muy posible que exploten conflictos sociales en Perú. El día de las elecciones se presentarían incluso casos de violencia antes los intentos de fraude. De lograrse una victoria de Keiko Fujimori, es muy probable que Perú viva una crisis de enfrentamiento y división irreconciliable.

Por esto mismo, en los días que vienen se necesitará una participación activa y directa de los peruanos que quieren el cambio, que somos la mayoría.

Ante la guerra sucia, se tiene que usar la palabra directa de persona a persona, esparcir la verdad. Para esto sirven mucho el internet y los medios de comunicación alternativos.  El viernes 6 de mayo a las 6 de la tarde, habrá una marcha en Lima contra la manipulación de la prensa, frente al canal América TV.

Los peruanos tenemos que defender la débil democracia del país, esparciendo la verdad, destruyendo la mentira, la desinformación y miedo. Pero principalmente, se tiene que vigilar el voto en las mesas de votación.

En esto se necesita unir esfuerzos, con instituciones de derechos humanos, partidos políticos, organizaciones comunitarias, agencias internacionales, prensa alternativa, ciudadanos responsables. Todas las fuerzas progresistas del país ya se han unido a Humala y cada día el fujimorismo-montesinismo muestra su desesperación.

Va a ser complicado, pero el pueblo peruano vencerá.

Estoy muy optimista que Ollanta Humala será el próximo presidente de Perú. Entonces ingresaremos finalmente a un proceso de cambio trascendental en la que todos puedan tener acceso a participar, todos las peruanas y los peruanos. Será una lucha intensa, pero la victoria de Humala es ya casi inevitable. Depende de nosotros.

 


Top of  Page

Editorial
América Latina retiene su aliento: Perú
Junto a "Democracia", otro concepto nebuloso, "Terrorismo"
Declaración apócrifa de la ONU
Objetivo Final: El Estado de Israel
A propósito del Homo sapiens
Los Amos del Mundo: Parte II
1ro. de Mayo: Día Internacional de la dignidad
Crítica al Darwinismo Político
Ernesto Carmona Ulloa: El periodismo de Investigación en su más noble tradición
César Vallejo: el manantial más profundo y cristalino de América