Retroceder Home Correo Search Avanzar
     Palimpsesto 
 
 Relatos
 
 Reflejos
 
 Contrainformación
 
 Editorial
 
 Perfil
 
 Correo
Buscar

Editorial [an error occurred while processing this directive] Julio 21, 2012


HAITÍ: Parte II
Romualdo Retamal Maureira

Enviar por Correo-E
 Versión Impresora 
Desvergüenza de las Derechas Internacionales y descarado servilismo de la ONU junto al circo de la OEA con “sus tropas de paz”, eufemismo que significa: “tropas invasoras de la OTAN de América del Sur”: HAITÏ





Hace poco más de 2 meses, la noticia no fue la llegada del genocida Jean-Claude Duvalier, “El BeBeDoc del Diablo” a Haití, la verdadera pregunta es: ¿cómo entró esta basura humana a Haití?

El comienzo de esta infamia occidental es el secuestro del presidente electo Jean-Bertrand Arístides el año 2004 por fuerzas militares de EEUU y Francia, con la infame cooperación de las FFAA más corrompidas del continente Americano, las Haitianas. La acusación?, no les fue posible culparlo ni de corrupto o narcotraficante, que son las acusaciones más utilizados por los neonazis liberales del mundo capitalista. Lo acusaron de formar una milicia popular para asegurar la protección del presidente, ministros, líderes populares, etc. de los paramilitares, sicarios y terroristas enviados de territorio estadounidense (Miami).

Para nadie es noticia que los que se han apropiado de Haití desde su independencia hasta hoy son sus antiguos colonizadores, Francia y EEUU. Para ejercer su dominio, Francia (después de robar su oro y su azúcar condenando al país a ser un territorio monocultor, es decir, producir sólo lo que su amo necesitaba), ante la rebelión del pueblo pobre, tuvo que retirarse no sin antes que pedir una “indemnización” de 150 millones de francos-oro (1826) dejando, además, terratenientes y sicarios adictos al dominio francés que hicieron y hacen su sucio trabajo (levantamientos, asesinatos masivos de patriotas y pago a militares corruptos de los numerosos gobiernos que se sucedieron).

Por su parte, la intervención de EEUU, que consideraron desde su independencia a Haití como parte de “su territorio de seguridad” comenzó en 1908. Las compañías estadounidenses “negociaron” concesiones para construir ferrocarriles y desarrollar plantaciones de banano que implicaron la expropiación de tierras a campesinos que pasaron de dueños a peones. En 1910, CITIBANK compró una parte importante del Banque de la République d'Haïti, banco central que disponía del monopolio sobre la emisión de billetes.

En 1910 un consorcio internacional de bancos refinanció la deuda de Haití y tomó el control de las finanzas del país. En 17 de diciembre de 1914 estos bancos consiguieron que Woodrow Wilson, entonces presidente de Estados Unidos y defensor fanático del “Destino Manifiesto”, enviara marines con el pretexto de proteger las reservas de oro de Haití. Luego de “protegerlas” se las llevaron a cajas fuertes en Nueva York. Ocho meses después, tras el colapso de la dictadura de Vilbrun Guillaume Sam, el 28 de julio de 1915 los marines ocuparon el país para evitar la llegada al gobierno del líder rebelde y médico Rosalvo Bobo, contrarrestar la influencia de los empresarios alemanes y asegurar la aprobación por el Parlamento de la "legislación progresista" dictada por los bancos.

Los marines (conocidos también con el nombre de Mercenarios a sueldo fijo) colocaron a Puerto Príncipe bajo la ley marcial y luego sometieron la resistencia armada en zonas rurales, ejecutando al líder de la resistencia Charlemagne Péralte. La productora y exportadora de azúcar Haitiano American Sugar Company se convirtió en la segunda empresa del país hasta su liquidación en 1987. El Banco de la Nación, que se convirtió en sucursal del Citibank que fue criticado por prácticas injustas, como la negativa a pagar a Haití los intereses sobre el dinero depositado en sus cuentas, intereses que pagó después de 1922, pero sólo un porcentaje del 2%, en vez del 3,5% concedido a los demás depositarios equivalentes, según el senador y economista Paul Douglas, equivalía a una pérdida de un millón de dólares.

En 1957 fue elegido como Presidente de Haití François Duvalier, conocido popularmente como Papa Doc, quien gobernó como Dictador sanguinario con ayuda militar y financiera de los Estados Unidos. El 22 de diciembre de 1958 en la frontera dominicohaitiana entre Jimaní y Mal Pase, Trujillo y Duvalier firmaron un acuerdo de mutua protección que establecía entre otras cosas que ninguno de los dos gobiernos permitiría en sus respectivos territorios actividades subversivas en contra de alguno de ellos, así como el control de las actividades de los exiliados políticos. En 1959 creó la Milice Volontaires de la Sécurité Nationale (MVSN), conocida popularmente como Tontón Macoute, una violenta milicia que le sirvió para afianzar su poder. En 1964 se hizo proclamar presidente vitalicio. Su hijo Jean-Claude Duvalier (Baby Doc) lo sucedió en 1971. En enero de 1986 una insurrección popular le obligó a exiliarse y el ejército se hizo con el control del poder mediante la formación de un Consejo Nacional de Gobierno, presidido por el general Henri Namphy.

En enero de 1988 fue presidente Leslie François Manigat, depuesto en julio del mismo año por Namphy. Derrocado a su vez por Prosper Avril. Tras una presidencia provisional de Ertha Pascal Trouillot, depuesta por un golpe de Estado, fue presidente electo a partir de febrero de 1991 Jean-Bertrand Aristide.

Jean-Bertrand Aristide es también depuesto por un golpe de estado en el año 2004. De ahí resurgieron violentos episodios que culminaron en la ocupación de Haití por parte de los "Cascos Azules" de la ONU. En el 2006, en unas elecciones bajo tutela militar multilateral, René Préval resulta “electo” presidente del país.

Es este selecto “general” (para variar) que acepta, sin ninguna objeción, el ingreso al país de Duvalier Jr. mientras que Haití se encontraba en una situación de rebelión general. El asesino Duvalier Jr. que vive en Francia arrancado de su país acusado de genocidio y corrupto (se calcula que huyó con más de cien millones de dólares). Entra, además, con pasaporte diplomático Haitiano ¡!!!! ¿????, se instala en el hotel 10 estrellas KARIBE y entre sus lacayos que le reciben como un “salvador” están los representantes de los candidatos a la presidencia del país ¡!!!, Mirlande Manigat, y Michel Martelly. Es el colmo de la corrupción.

La “residencia” del genocida, respaldado por EEUU y protegido por Francia, está fuertemente custodiada (por si las moscas) por los valientes soldados latinoamericanos de la ONU, eso sí que los soldados yanquis están allí en una proporción de 50 a 1.

Pero… recordemos a Honduras

Estados Unidos y Francia y, por supuesto, “la opinión pública internacional”, temen
que el inminente retorno del ex presidente Jean-Betrand Aristide a la nación caribeña obstaculice los planes que tienen para refundar el país.
¿Los perversos de siempre y la “opinión pública internacional” no dijo exactamente lo mismo cuando Zelaya, presidente secuestrado por las FFAA Hondureñas, tan corruptas como las haitianas, quiso entrar a su país?

En una entrevista para TeleSUR (8/03/2011), Jean Gary Apolón, periodista y analista haitiano, indicó que EE.UU. y Francia '' no quieren que Aristide llegue porque tienen otro plan para Haití, hay tantos planes que están haciendo a partir del famoso terremoto".
"… entonces con Aristide sería muy difícil que lleven al pueblo a donde ellos quieren'', añadió el analista.

El Gobierno de Haití autorizó el pasado 31 de enero a Aristide, quien vive exiliado en Sudáfrica desde 2004, para regresar al país. El ex presidente haitiano intentó renovar su pasaporte y regresar al país caribeño en varias ocasiones, pero las autoridades de Puerto Príncipe le negaban la validación del documento. El regreso de Duvalier a Haití con pasaporte diplomático levantó fuertes críticas entre los pobladores, quienes rechazaron que un dictador acusado de crímenes de lesa humanidad y corrupción retornara al país y se le negara la entrada a Aristide, contra quien se perpetró un golpe de Estado. En resumen, podemos, sin temor a equivocarnos, afirmar que estos sucesos se enmarcan dentro de un complicado y controvertido proceso electoral en la nación, que se inició el pasado 28 de noviembre con la primera ronda comicial, ensombrecida por innumerables denuncias de fraude, y que se espera finalice el 20 de marzo con la segunda vuelta donde se enfrentarán los candidatos Mirlande Manigat y Michel Martelly.

Fueron tan burdos y flagrantes los fraudes que la población de la capital del país, Puerto Príncipe, se tomó las calles contando con la ayuda de los gobiernos dignos de América del Sur, los del ALBA a la cabeza, más Uruguay, Argentina y Brasil.obligando al déspota de turno, General Préval, a permitir realizar una nueva elección esta vez supervisada por observadores internacionales, sólo se logró que el peón Préval pidiera “ayuda” a su amo los EEUU afín de buscar una solución alternativa y ahí aparece entonces el Circo de América con su payaso José Miguel Insulza más conocida como la OEA, que le exigió al dictador Préval un “recuento de votos”. Realizada esta tarea, el Colegio Electoral de la dictadura rayó de la lista, por vergüenza, al candidato oficialista y dejó sólo dos candidatos para la segunda vuelta, ya veremos con que chicha se curan estos dos.

¿Acaso en Honduras esta OEA corrupta no había votado, ante la presión indignada de los países progresistas del Sur, la condena al Golpe de Estado, la separación inmediata de Honduras del Organismo hasta que no se restituyera a su presidente democráticamente electo más el desconocimiento a TODOS los representantes elegidos por los golpistas mientras dure el gobierno de facto en ese país?, ¿la ONU no tomó la misma resolución que la OEA?

Pero… en ese preciso momento el morenito que vive en la Casa Blanca del tío Sam, se le había salido, en un lapsus de dignidad inconsciente, que lo de Honduras fue un Golpe y que, dos días después, ya más despierto, rectificó y dijo que las FFAA han tomado el Poder por mandato del Congreso y la Justicia Hondureña por hechos antidemocráticos realizados por Zelaya buscado ahora por la Justicia ante la cual el Señor Zelaya debe comparecer. Después de esta descarada voltereta, vino el Sainete, el Imperio ordenó a sus vasallos buscar “una solución pacífica” oponiéndose al regreso de Zelaya a su país porque esa actitud “era irresponsable”. Para concretar esta aberrante proposición, designó a sus secuaces en la OEA y a su títere mayor, J.M.Insulza, para designar un “mediador imparcial”, ese “honor” recayó en su colega, medalla Nobel de la Paz como él, Oscar Arias Sánchez, presidente de Costa Rica, que nada tiene que envidiar al abyecto Álvaro Uribe de Colombia, en su sumisión servil y asquerosa al Imperio Yanqui.

¿No es este libreto macabro el mismo, calcado, al de Honduras que está aplicando EEUU, ésta vez codo a codo con la Francia de Sarkozy y la corrupta OEA en contra de Aristide y el pueblo Haitiano?

Las “elecciones” en Honduras son una mascarada grotesca sostenida por las fuerzas más retrógradas y criminales del Continente Americano, cómplices de la presencia invasora de los “Cascos Azules” y los militares fascistas chilenos.que, mientras sigan ocultando sus criminales y sus crímenes, no tienen moral alguna para imponer orden en otras tierras del mundo… pero la Concertación de la Bachelet, orgullosa de sus FFAA, los mandó allí para no quedarse sin los agradecimientos del Imperio y para apoyar al gordo Insulza que, en esos días, aparte de ser “socialista” como ella, expresaba veleidades presidenciales para el período post-Bachelet.

Pero…quiénes son estos candidatos a presidentes de Haití, impuestos por los EEUU y sus secuaces en la OEA con la bayoneta en el pecho del pueblo hondureño?
Mirlande Manigat, de 70 años, esposa de un ex presidente de Honduras, François Leslie Manigat, derrocado después de solo 134 días de presidente (Febrero de 1988 a Junio del mismo año) por un Golpe de Estado militar, el derrocado no dijo ni pío, el pueblo hizo lo mismo, (adivinen dónde se exilió, acertaron, en Miami). Doña Mirlande Manigat es cofundadora del partido Agrupación de Demócratas Nacionales Progresistas (RDNP) (¿?), ella dice que su partido es de inspiración Socialdemócrata, vulgarmente, una Democracia Cristiana, tan corrupta como la chilena, es decir, un peón más del Imperio.
El otro candidato, Michel Martelly, es un cantante que ha vivido en los EEUU casi toda su vida (tiene nacionalidad yanqui) donde se hizo conocido en un programa más rasca que Sábados Gigantes, imagínenlo como Presidente, sería como Don Francisco candidato, tiene esperanzas de ganar dice Martelly, yo no lo creo, aunque la Historia nos enseña que babosos hay en todo el mundo, pero en Chile hay muchísimos más que en Haití, por eso no le creo a Michel.
Habrá que esperar qué nos dice la Historia el próximo 22 de Marzo en ese macerado país.

Top of  Page

Editorial
América Latina retiene su aliento: Perú
Junto a "Democracia", otro concepto nebuloso, "Terrorismo"
Declaración apócrifa de la ONU
Objetivo Final: El Estado de Israel
A propósito del Homo sapiens
Los Amos del Mundo: Parte II
1ro. de Mayo: Día Internacional de la dignidad
Crítica al Darwinismo Político
Ernesto Carmona Ulloa: El periodismo de Investigación en su más noble tradición
César Vallejo: el manantial más profundo y cristalino de América